lavapies-2015-una-escena-circular

Lavapiés se llena de personajes fantásticos en su primera escena circular

La primera semana ‘A la vuelta de la esquina’ nos ha dejado muy buenas impresiones. Estrenamos el proyecto con la actividad ‘Una escena circular’, en la que niños y niñas de Lavapiés (Madrid) construyen cada semana una pieza artística inspirándose en las obras de varias galerías de arte.

El primer grupo de niños ha vivido la experiencia con mucho entusiasmo, ya que nunca habían entrado en las galerías que literalmente tienen ‘a la vuelta de la esquina’. Además, antes de conocer el arte que escondía F2 Galería, Galería Maisterravalbuena, Galería Marta Cervera, Galería Moisés Pérez de Albéniz, Slowtrack y Swinton & Grant, recibieron una carta de los galeristas en la que les pedían que llevaran a cabo un importante reto: crear una instalación artística circular sobre cómo les gustaría que fuese su barrio.

Por eso, nuestros jóvenes artistas estuvieron todo el lunes pensando en lo que les gusta o no de Lavapiés para, a partir del martes, dar el salto al mundo de la imaginación ¿cómo te gustaría que fuera tu barrio?¿Con qué personajes querrías convivir? ¿En qué lugares? El resultado fue una explosión creativa con respuestas de los más variopintas, enriquecidas por las exposiciones que los pequeños visitaban en las galerías de arte y los talleres que realizaban en La Casa Encendida.

Por ejemplo, decidieron que su escena circular tuviera personajes fantásticos mitad humanos mitad animales, una idea para la que tomaron como referencia los dibujos de la exposición Atlántico en Swinton & Grant. Esta muestra les marcó especialmente: en ella tuvieron la oportunidad de conocer a uno de los artistas (Gnosick), algo muy emocionante para ellos porque nunca antes habían hablado de ‘tú a tú’ con un creador.

En cuanto a los lugares de esta escena circular, surgieron en la exposición de Karen Knorr en Slowtrack.  Los templos y palacios abandonados de la India que aparecen en las fotos de Knorr dispararon la imaginación de los niños y les inspiraron a construir una divertida casa para su instalación artística.

En general, los diálogos en las galerías han sido reveladores. A los más pequeños les despertó la curiosidad el proceso de creación de las obras y los galeristas se interesaron por la forma de ver el arte contemporáneo de los niños. “Lo bueno del arte es que se presta a multitud de interpretaciones: todo lo que tú veas está bien”, les contaba Moisés Pérez de Albéniz.

También aprendieron a decidir en grupo, pues la instalación creada fue consensuada por todos en una asamblea que tuvieron el jueves. Presentaron la pieza el viernes en La Casa Encendida, nerviosos por la respuesta del público, igual que cualquier otro artista antes de inaugurar.

¿Cómo verán el arte los niños de esta semana? ¿Será una instalación parecida a la del primer grupo o totalmente distinta? Te lo contamos en el próximo artículo. Mientras tanto, puedes sorprenderte con nuestro Lavapiés imaginario y colectivo en Facebook e Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *